lunes, 25 de marzo de 2013

Fin del blog


Y se cierra este blog.
2 años y un poco más de insistir sobre varios temas cuando el verdadero motivo fue un arma de terapia de liberación de mi propia maternidad.
Ser mamá. Miles e incontables blogs, libros, y otras manifestaciones al respecto. Miles de versiones e interpretaciones. Algunas me cuadran, otras no.  Gran decepción del mundo blogístico (dios, sigo pensando que es algo tan leve y tan superficial). Y tal vez por eso mis blogs "sucks!" y no los lee nadie.

Cosas que me gustaron de este blog, poder compartir cosas, música, secretos de Paris, comentarios míos sobre cosas diversas.
Cosas que me desagradaron, la poca audiencia, la falta de apoyo "blogístico" y la total indiferencia de supuestos lectores que mas que nada habrá sido gente que cayó acá por una búsqueda de "canastas de huevos de pascuas en Paris" o "Meloeta de Pokemon" (sic). Y algunos comentarios que en realidad eran publicidad oculta!!! (no es alucinante?)

Así, con este mal sabor cierro de una buena vez algo que debería haber cerrado ya hace tiempo.

La música, y compartirla, fue una gran insipiración, tanto eso como mis Dibujos de otros años son las columnas que más he disfrutado de hacer pero lo mismo, nadie te da bola y todo cae, en una gran bola de internet donde supuestamente hoy en dia se cocina todo. Sí, parece que es así, social media, etc. etc. y yo la verdad no me siento cómoda con esto y a pesar de hacer grandes esfuerzos no me está sirviendo demasiado.

Seguiré en el otro blog de Pencilory, donde por ahora voy con dibujos míos, y tampoco tenemos gran éxito, obviamente, así que habrá que ver si tengo una iluminación cósmica y digital y de pronto "le doy un giro" que sirve o lo mando a la mierda también.

Me cansé de leer en este último tiempo blogs y recetas para un blog exitoso. Hay miles de libros, e-courses, etc que todos dicen lo mismo" caí haciendo un blog por azar, para contar mi vida y me llené de ofertas de trabajo". o "Hay que hacer un blog que refleje tu personalidad, siempre hay alquien que querrá leerte, siempre y cuando (y esto parece ser la clave de todo, la posta) seas "fiel a ti misma". Y así, por la vida, uno cree que eso funciona y nada de nada.

Así que debe ser que uno es un alien total y completo y no hay absolutamente nadie en este puto mundo cibernético que tenga las bolas de decir que tanto las ñoñadas de la maternidad como las posturas superadas de mamás contra ellas mismas, sirve de nada, y siguen siendo estereotipos, y más estereotipos. Porque si antes había que ser una mamá dedicada ahora hay que ser una histérica como el estereotipo argentina (sí, lo digo, la Argentina es el gran país de la mujer histérico-neurótica) y correr detrás de un laburo y una niñera (de origen paraguayo, porque la clase media argentina se da el lujo de tener "servicio" extranjero" y profundizar aún más su racismo contra los países limítrofes) para ser legitimada como una total mamá del siglo XXI.

Agradezco que mi maternidad no fue tan bombardeada. Agradezco a pesar de todo, que puedo todavía pensar que está bien estar harto de ser mamá aunque ames y adores a tu bebé.  Y que también está bien quedarte a cuidarlo y dehar tu trabajo o profesión (que no es la meca del siglo XXI), porque de algo sirve.Y no sigo ningún modelito de libro o de comedia de televisión. Hago lo que puedo y lo mas o menos siento.

Eso, que me cansaron realmente todas esas cosas, y me quitan energía y me enoja ver tanto de una cosa (flores y fotos de Instagram para retratar mi bebé bonito y mi "arte") como otras (despotricar contra la maternidad porque eso paga como "Manual para ser madres" y una comedia que se llama "Según Roxi" que me dio vergüenza ajena pero que refleja bien el estado mental de varias, que triste que eso dé comer además a un grupo de gente. Que triste.

En fin, claudico en este medio. Y suerte al vacío que me escucha y que me leyó.
Y se suspenden los comentarios también. Et voilà c'est la fin.

1 comentario:

Tomás Loyola Barberis dijo...

Al final te decidiste... te seguiré en los blogs que haga falta. Pero, sobre todo, estaremos cerca virtualmente para contarnos las batallitas del día a día. Bss!