lunes, 25 de marzo de 2013

Fin del blog


Y se cierra este blog.
2 años y un poco más de insistir sobre varios temas cuando el verdadero motivo fue un arma de terapia de liberación de mi propia maternidad.
Ser mamá. Miles e incontables blogs, libros, y otras manifestaciones al respecto. Miles de versiones e interpretaciones. Algunas me cuadran, otras no.  Gran decepción del mundo blogístico (dios, sigo pensando que es algo tan leve y tan superficial). Y tal vez por eso mis blogs "sucks!" y no los lee nadie.

Cosas que me gustaron de este blog, poder compartir cosas, música, secretos de Paris, comentarios míos sobre cosas diversas.
Cosas que me desagradaron, la poca audiencia, la falta de apoyo "blogístico" y la total indiferencia de supuestos lectores que mas que nada habrá sido gente que cayó acá por una búsqueda de "canastas de huevos de pascuas en Paris" o "Meloeta de Pokemon" (sic). Y algunos comentarios que en realidad eran publicidad oculta!!! (no es alucinante?)

Así, con este mal sabor cierro de una buena vez algo que debería haber cerrado ya hace tiempo.

La música, y compartirla, fue una gran insipiración, tanto eso como mis Dibujos de otros años son las columnas que más he disfrutado de hacer pero lo mismo, nadie te da bola y todo cae, en una gran bola de internet donde supuestamente hoy en dia se cocina todo. Sí, parece que es así, social media, etc. etc. y yo la verdad no me siento cómoda con esto y a pesar de hacer grandes esfuerzos no me está sirviendo demasiado.

Seguiré en el otro blog de Pencilory, donde por ahora voy con dibujos míos, y tampoco tenemos gran éxito, obviamente, así que habrá que ver si tengo una iluminación cósmica y digital y de pronto "le doy un giro" que sirve o lo mando a la mierda también.

Me cansé de leer en este último tiempo blogs y recetas para un blog exitoso. Hay miles de libros, e-courses, etc que todos dicen lo mismo" caí haciendo un blog por azar, para contar mi vida y me llené de ofertas de trabajo". o "Hay que hacer un blog que refleje tu personalidad, siempre hay alquien que querrá leerte, siempre y cuando (y esto parece ser la clave de todo, la posta) seas "fiel a ti misma". Y así, por la vida, uno cree que eso funciona y nada de nada.

Así que debe ser que uno es un alien total y completo y no hay absolutamente nadie en este puto mundo cibernético que tenga las bolas de decir que tanto las ñoñadas de la maternidad como las posturas superadas de mamás contra ellas mismas, sirve de nada, y siguen siendo estereotipos, y más estereotipos. Porque si antes había que ser una mamá dedicada ahora hay que ser una histérica como el estereotipo argentina (sí, lo digo, la Argentina es el gran país de la mujer histérico-neurótica) y correr detrás de un laburo y una niñera (de origen paraguayo, porque la clase media argentina se da el lujo de tener "servicio" extranjero" y profundizar aún más su racismo contra los países limítrofes) para ser legitimada como una total mamá del siglo XXI.

Agradezco que mi maternidad no fue tan bombardeada. Agradezco a pesar de todo, que puedo todavía pensar que está bien estar harto de ser mamá aunque ames y adores a tu bebé.  Y que también está bien quedarte a cuidarlo y dehar tu trabajo o profesión (que no es la meca del siglo XXI), porque de algo sirve.Y no sigo ningún modelito de libro o de comedia de televisión. Hago lo que puedo y lo mas o menos siento.

Eso, que me cansaron realmente todas esas cosas, y me quitan energía y me enoja ver tanto de una cosa (flores y fotos de Instagram para retratar mi bebé bonito y mi "arte") como otras (despotricar contra la maternidad porque eso paga como "Manual para ser madres" y una comedia que se llama "Según Roxi" que me dio vergüenza ajena pero que refleja bien el estado mental de varias, que triste que eso dé comer además a un grupo de gente. Que triste.

En fin, claudico en este medio. Y suerte al vacío que me escucha y que me leyó.
Y se suspenden los comentarios también. Et voilà c'est la fin.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Que sí, que vale la pena.


Muñecos y libros favoritos del momento, ordenados según criterio de Martín 


Y sí vale la pena. Todo el esfuerzo, el casancio, las renuncias los sacrificios, todo, vale la pena.
No sólo lo sabemos desde el principio (sino nadie se aventuraría en semejante proyecto) sino que te lo decís cada día, con cada cosa nueva que descubrís de él (o de ella) y cada cosa nueva que descubrís de tu propia creatividad para sobrevivir.

Vale la pena porque de pronto, empiezan a hablar, en este caso, con dificultad de tener que manejar dos idiomas como a todos los pibes que les toca la realidad del bilingüismo, y no digo esto como un gesto "snob" de "quiero que mi hijo aprenda -no sé qué idioma- porque bla bla bla" (entre nos, estoy harta de los padres pretenciosos sobre los proyectos de sus hijos..).

Entonces, eso, a las mil y una de la noche, porque no quiere dormirse nunca temprano, lo cambio de pañal, de ropa y me dice "Merci, Maman"... Y yo digo "¿? qué?" Y le pregunto a mi consorte, "dijo eso?" " lo que creo que dijo???" Y él mismo repite, detrás del chupete "Merci, Maman", "Merci, Maman"...
En fin, para que voy a explicar acá cómo se me inunda el cuerpo de semejante anchura, grosor que es el placer, la felicidad más pura de escuchar una cosa que no te imaginaste (y menos a esta hora de la noche) en boca de este repollo y superbebé grandote que tenemos de hijo... Ohh! Que sí, que vale la pena, realmente...


martes, 12 de febrero de 2013

Bruselas. 6 meses, pros y contras.


Cumplimos 6 meses en Bruselas y he aquí el balance...
Hasta ahora estamos muy contentos. Es verdad que venir con expectativas ayuda pero nos sentimos realmente a gusto.

Ahora, a saber, hay pros y contras como en todos lados. Intento hacer una lista de pros, a saber:

PROS
-Es una ciudad realmente kids friendly y eso facilita mucho la vida social con Martín.
-Es una ciudad palpable, pequeña y encantadora. Sí, tienen partes muy bellas como partes muy horribles pero es fácil desplazarse a pie y encontrar vida a menos de 3 metros de distancia, cosa que no nos pasaba mucho en Malakoff, al sur de Paris donde vivíamos. (Hay que decir que Malakoff es al otro lado mismo del periférico y un barrio muy bello-en verano.
-El clima, GRAN TEMA.
Todo el mundo sin excepción dice que el clima de Bruselas es de los peores. Y que siempre está nublado. FALSO. Tal vez sea mejor mantener el mito, pero no, yo no voy a mantenerlo porque tengo que decir que acá vemos mucho más el SOL, sí lo pongo con mayúsculas porque en estas partes del planeta es un privilegio. Vemos el sol varias veecs por semana y en el día. Y estoy hablando de uno de los inviernos más crudos que he tenido personalmente. Temperaturas bajo cero durante 20 días, y nieves (eternas) en el jardín. Y sin embargo, hemos tenido así días soleados espectaculares.
El clima es cambiante, lo que hace que la gente vea el medio vaso vacío, imagino ahí el origen del mito. Si salís pensando que tooodo el día hará bueno, pues no, por ahí a los 15  minutos llueve o simplemente se nubla.
Pero vemos mucho mas sol que en Paris, donde el invierno lo recuerdo como uno de los peores catalizadores de depresión. Plombé, gris, pesado durante 4 meses sin ver el celeste del cielo, LO JURO!
- La gente! La verdad hay de todo, pero es menos cruel y dura que Paris. Es más alegre, sí. Bruselas es una ciudad de contrastes como dije y se encuentran grandes personajes por sus calles. No por la avenida Louise donde sólo se huele a naftalina de vieja adinerada que se pasea para mostrarse por allí, mirando hacia atrás que nadie la siga para robarle, claro está.
-Las casas. Son de las más lindas que he visto. Mucha más gente tiene la posibilidad de vivir en una casa más digna, más bonita (los alquileres son más bajos). Los jardines urbanos son un clásico. Y eso me encanta. Escuchar los pájaros por la mañana en el jardín a pesar del frío y darles de comer es una de mis grandes satisfacciones.
-Y que se encuentra casi todo lo que podés necesitar de una ciudad.

CONTRAS
-El transporte público no funciona del todo bien. Las máquinas de tickets no funcionan todas y es difícil cargar una tarjeta. Es más barato que en Paris.
La ventaja es que podés caminar más fácilmente si subir a un bus repleto te rompe las bolas.
-La mugre. Las calles de Bruselas todavía tienen ese no sé qué de soretes por todos lados... La gente aún hace cagar a sus perros sin importarle donde y no levantan las cacotas. Es todo un desafío no pisarlas y esquivarlas con un niño.
-Los horarios de los negocios. Muy bizarros. No sólo cierran hiper temprano (a veces a las 5 o a las 6 de la tarde es la norma, sino que algunos sólo abren 3 veces por semana, jueves viernes y sábado. O atienden un día por la mañana y otro por la tarde, ¡es de locos!
-Los precios de los comestibles. Es difícil hacer economía para eso hay que recorrer varios supermercados y en cada uno comprar las cosas que tienen a mejor precio. Grandes cadenas de Discount como Colpryut o Aldi compensan en algunas cosas pero otros productos son realmente malos y te da bronca.
-Mucha gente viviendo en la calle. En Bruselas en índice de pobreza es bastante más elevado que en otros lugares. Parece que a los eurocrátas les importa un pito. no?

En fin, hay más pero soy sincera, tengo ganas de colgar este blog, porque no me está estimulando en nada.
Voy a hablar de eso pronto y pondremos realmente un fin digno y a otra cosa.
Mientras síganme en Pencilory Blog en Pinterest de Pencilory o en la Pagina Facebook de Pencilory: Pencilory Pencilory

Buena semana.


domingo, 3 de febrero de 2013

6 semanas más de invierno y Playlists de Martín

(muñecos de Pencilory en Etsy.com)

Cumplido el récord de ausencia en este blog, me dispongo a volver el mismo día del Groundhog, el día de la marmota, que fue ayer, pero mi cansancio hace que recién esta mañana me siente a escribir.

Dos meses casi de las putas fiestas. Sí, hay que decirlo que lo mejor de ellas es ver a los chicos, y gracias que existe ahora Martín que al menos nos da esa alegría y esa ilusión y eso que ni se entera de papa Noël y la mar en coche.

Yo recuerdo que en mi tierra escribíamos cartitas a papa noël para recordarle que habíamos sido buenos chicos y lo íbamos a visitar a Harrod's en la calle Florida. Me encantaba esa visita, recuerdo la llegada al 3er piso, el suelo en madera, el retumbar de los pases de todos, el calor insoportable, y el olor a juguetes nuevos que albergaba el lugar...

Pero ya está, empezó el año, otro más, y como siempre decimos, éste va a ser mejor, (o AÚN mejor) que el anterior. Termina en 13 para los supersticiosos mal rollo, pero también a veces los peores números nos dan más alegrías que los bonitos y redondos. Ergo, adelante con el 13 y que sea un genial, genial de verdad, año para todos ustedes.

El año empieza bien, con Pencilory creciendo, poco a poco gracias a que Martín crece también y algo más de espacio me da.

Abandonado tengo este rincón pero no se olviden que ahora intento ser más freak o normal en todo caso, y estar presente en Facebook, Pinterest y en el otro blog de Pencilory. Buscadme allí si hay otra ausencia, bajo el nombre de Pencilory.

Las Playlist de Martín deberían comenzar con "I got you baby", por Sonny & Cher, ya que como dije ayer fue el Día de la Marmota y el día, comienza una y otra vez con esta canción en la radio de Bill Murray, pero para no ser tan obvios, voy a por otra cosa.

"L'amour triomphe", final del Acto 3 de la ópera de C. Gluck basada en el mito de Orfeo y Eurídice. Por si se olvidaron, pues sí, l'amour triomphe, malgré tout...
A la derecha como siempre!! Otra vez!

viernes, 7 de diciembre de 2012

Tarjetas a imprimir en Pencilory ETSY!

Y llegaron las Tarjetas a la tienda de Pencilory. Para imprimir en casa, y listo, a enviar y saludar a tout le monde!



Mudarse, mudarse y mudarse...


Antes pensaba que mudarse estaba bueno. Cuando era chica, nunca me mudé, siempre viví en la misma casa donde nací y crecí, y cuando de adulta empecé a mudarme fue un poco el non-stop.

Al principio te gusta, cambiar de casa, acomodar las cosas de manera diferente, renovarte. Después empecé a cambiar no sólo de casa sino de país. Y en realidad al principio eran como mudanzas cortas, temporales, porque tenían fecha de expiración (por trabajo es así) así que en realidad era como una no-mudanza en movimiento.
Recuerdo que en cada lugar recóndito donde me tocó estar lo disfruté un montón y cada lugar-espacio que me tocaba para "estar" lo acomodaba como si fuera mi casa, mi pequeño hogar en movimiento. Porque al menos yo necesitaba tener referencias de cosas mías, de algo que yo había mas o menos acomodado para mi estancia, y que me oliera más a "casa".

Después, las mudanzas de país fueron por más tiempo. A veces a casas de otros por temporadas donde fui creando mi espacio trayéndome cosas de Buenos Aires para recordarme una idea de hogar. 
La primera casa que compartí con mi actual esposo era más bien de él, en Madrid. De a poco la fuimos poniendo a un gusto compartido, y hasta la pintamos, le compramos algunos muebles nuevos y la disfrutamos. 
Y luego vino la mudanza a Paris.

Paris fue una experiencia particular, porque fue la primera vez que ambos empezamos de cero a tener una casa de los dos. Ninguno de nosotros había vivido antes allí y eso hizo la aventura más interesante aún.
El departamento en el que vivimos durante casi 4 años era amueblado, lo que nos impedía meter muebles a nuestro gusto y gana. No nos importó durante un tiempo, y movimos y cambiamos de lugar y aspecto cada cosa que había allí. Metimos igual muebles nuestros que compramos, y algunos incluso que encontramos en la calle en perfecto estado y lindos! (como esta silla de escritorio de madera de IKEA donde estoy sentada).

Y ahora en Bruselas, la aventura se profundizó. Porque llegamos con muchas cajas de cosas pero con poquitos muebles. Y tuvimos que empezar de cero a comprarlos.
Felizmente en Bruselas la compra de muebles de segunda mano es una bendición y se consiguen buenas, lindas y a buen precio (Vivan los "Petits Riens" ). Y además, como siempre, está IKEA donde también se puede aprovisionar de lo básico (aunque no todo es lindo y barato allí).

De todo esto que saco acá, me quedo pensando últimamente la necesidad que tenemos algunas personas de construir nuestro hogar, sea donde sea y por el tiempo que sea. Me gustaría algún día tener una casa propia, y saber que allí viviré el resto de mis días y podré ver a mi hijo crecer... y mudarse.

Me pregunto si el hecho de mudarse de casa, de país, no nos hace a algunos más introvertidos, menos sociales, más "caseros" o más tímidos. Me gusta estar en mi nueva casa. Pero pienso que también uno tiene que empezar otra vez a construir redes nuevas, conocer otras personas y armar otra vez el nido.

Veo que muchos lectores son de Bélgica, y me pregunto si entre ustedes hay gente que le pase esto también y se sienta "raro-a" o "cansado-a"recomenzando cada vez. Sobre todo porque creo que será la edad que uno empieza a cansarse de tener que salir a buscarse amigos nuevos. Yo, personalmente, quedé agotada de esa búsqueda.

Será que Paris fue tan hostil en ese sentido que no me quedaron muchas ganas de experimentar, de sacar el espíritu más latino que una tiene y hablar normalmente con la gente como se hace en el Sur. 

¿Piensan ustedes que puede armarse una red de des-redados, en Bruselas, por ejemplo? 

PS. El dibujo es mío, a usarlo en casa y con moderación si les gusta. y sino a esperar un par de días que salen ya las Postales/Tarjetas de Navidad en Pencilory.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Voces de mamás

(Flores. Sil from Pencilory copyright)

Cuando los adultos nos enfermamos, en general, nos ponemos débiles, de cuerpo y espíritu. El cuerpo pide cuidados en todos sentidos. Cuando somos chicos, el cuerpo y el espíritu también se achican un poco y todo parece confuso, agotador y fastidioso.

Es la primera vez que veo a mi niño enfermo. Ha tenido cosas y cositas aquí y allá pero nunca había tenido un virus (famosos ellos) y éste le agarró fuerte.
Ahora va mejorando, de a poco pero ya verlo sonreír y volver a corretear un poquito me da señales de que vuelve a ser él mismo otra vez y a mí el espíritu me vuelve encima.

Pensaba qué es lo que ocurre a veces en estos estados que sólo escuchar una voz nos puede calmar o tranquilizar en distintos sentidos. Una voz amiga o una voz cercana.
Yo puedo tener varias disidencias con mi propia mamá, a los 40 años ya hay cosas que no podemos cambiar de nuestros padres y hay que aceptarlos como son.
Pero hay algo que jamás pondría en duda y es su capacidad de ser mamá, a su manera, pero que ha surtido efectos tantos, tantos años.
Escucharla, aún por teléfono, consigue calmar el peor de mis estados. Lejos, en los últimos años ha sido lejos (por mi culpa, lo asumo) escucharla es el famoso "bálsamo" que necesito.
Y esta vez pasó con Martín, que a pesar de tener una abuela por skype la pidió varias veces para escucharla, e increíblemente calmó también su estado anímico.

No pasaba lo mismo con la voz de papá. Yo intentaba recordar a mi viejo, ya fallecido hace algunos pocos años, y su voz no me tranquilizaba particularmente, no era su don, aunque aún recuerdo el tono y hasta a veces lo escucho. Sin embargo podía darme seguridad en otros sentidos (no tener miedos, por ejemplo, algo que le debo a él -salvo al agua, pero a veces uno es más fuerte que sus papás).

Me pregunto si mi voz sirvió de algo estos días. Espero que sí.
En fin, que se acabe este virus de una vez y estaremos todos tan contentos.

martes, 23 de octubre de 2012

Yo quiero un Totoro. Dibujos animados japoneses.


Hace muchos años vi esta película japonesa de animé (la versión manga en animación japonesa) y quedé totalmente enamorada. La he vuelto a ver varias veces y estoy esperando un poco para verla con Martín y que empiece a apreciarla.

Totoro es la entrada al mundo occidental del animé japonés más poético. Como dije en otro post, los japoneses trabajan mucho en su literatura más tradicional la relación con la naturaleza, y esto para los occidentales se traduce hoy, o así parece, en la ecología...
Sin embargo, dejando ironías de lado, Totoro ha dado la vuelta al mundo en varios idiomas y ha iniciado la saga de Miyasaki en estos otros mundos, siguiendo con La princesa Mononoke, el castillo encantado, El viaje de Chihiro y la reciente Ponio.


Si bien todas son increíblemente lgnoradas y alucinantes, nada se compara a Totoro.


Totoro representa el amigo imaginario de los chicos, pero viviendo en un j
ardín cercano, ¿es tan imaginario? La relación establecida entre Mei, su hermana y Totoro cuenta no solamente los temores de los chicos (frente a situaciones complicadas de los adultos, vean la película, no se las voy a contar yo) sino también la facilidad con que éstos se vinculan al mundo más natural, de árboles y animales.

Me alucinaba ayer ver cómo mi hijo no pierde oportunidad de saludar a todos los árboles del parque, y recordaba a Totoro.

Existe una gran merchandising en Japón que llega escaso a otros lugares, y cómo lo lamento...! Yo tendría un muñeco grande de Totoro como el de la tienda que está cerca de la Place Jourdan aquí en Bruselas dedicada a pequeñas cosas japonesas... 

sábado, 6 de octubre de 2012

Dibujos infantiles de los años 60. Taupek, el exitazo checo.


No podía esperar a escribir esto, desde esta tarde... He descubierto a Taupek, o como dicen los franceses "La petite taupe". Un dibujo animado de los años 60 originalmente, pero que continuó hasta los 2000, y ¡dibujado por su creador! Zdenek Miler a los 80 años... 

En la historia de la animación, la escuela checa tiene un gran, pero GRAN aporte. Hemos aprendido de ellos, no sólo el estilo, sino la forma de narración, y año tras año, esa escuela dio a luz muchos animadores brillantes, que desarrollaron técnicas de animación tradicional que nada iguala en belleza y admiración aún hoy en día.

Pero también, ubicándonos en su contexto histórico, los checos hacían dibujos animados no sólo para adultos, sino para niños, y acorde a las necesidades del sistema en voga para esos años, desarrollaron muchos dibujos "utilitaristas", o de "cómo se hace, cómo funciona, etc" el mundo. Sobre todo las cosas más técnicas, explicadas a los chicos por medio de la animación. 


De esa necesidad sale también Taupek, un encargo a Miler para explicar a los chicos "cómo se hacen las telas"... Y después de mucho caminar en su jardín se tropieza (o se topa) con una topinera. 

Taupek, sólo quiere tener un enterito (salopette, o jardinero o peto para los españoles) para vestirse y que tenga muchos bolsillos para poner todos sus tesoros. Así empieza la odisea del animalito buscando materiales que los hombres desechan para confeccionar su vestimenta.


El film ganó el Grand Prix de la Mostra de Venecia en 1957 y a partir de los 60's comienza la propiamente dicha serie de Taupek. Cortos de 5 o 7 minutos donde sin palabras se cuentan historias de la fotografía, del carnaval, de la música, del desierto, ¡de la química! y de miles de otras cosas. 


Gracias a mi compañerito amado (que habrá trasnochado de aventuras de Taupek en su vida en Polonia, digo yo...) conocí al bicho esta tarde y se lo mostramos a Martín que quedó bastante enganchado (en un proceso de rehab de adicción a la Pantera Rosa...) 

Como tantas cosas, la nostalgia vintage ha resucitado, y Taupek ha reeditado en DVD sus aventuras en Francia, Alemania e Inglaterra. Y por supuesto en República Checa donde tiene miles de fans de dos o tres generaciones... 

miércoles, 3 de octubre de 2012

Ikea y sus telas en Bruselas


Como dije, en Bruselas, todos los días o todas las semanas pasa alguna cosa interesante. En París también era así pero la ciudad tan grande y extensa que era imposible participar.
Bruselas es pequeña y tenemos tanta suerte de que casi todo pase tan cerca de casa.

En Bruselas hemos usado bastante a IKEA, tremendo monstruo del mobiliario a buen precio y, sobre todo, con la política sueca de respetar el derecho de autor de cada nuevo diseñador. Cada producto está firmado por su creador pero vendido a precios affordables.

Siempre lamento que no haya IKEA en Sudámerica (salvo que parece haber en Venezuela, me dirán ustedes qué tal es allí) porque solucionaría los problemas de muchos para comprar muebles baratos PERO BONITOS.

IKEA ha cambiado y con los años, ya no es la misma empresa democrática y justa que pretendía ser en los años 70, (hoy con sus fábricas deslocalizadas en India, Bangladesh y otros países de Asia dudaría de sus justos salarios para con los empleados).

Sin embargo, IKEA sigue manteniendo un nivel, (si bien no tanto en la calidad de sus productos en comparación con aquellos de hace 20 años), de tacto en sus publicidades.

Entre el 9 y 20 de Octubre en Bruselas harán un Pop Up, una expo de textiles de la nueva temporada, y será fuera del Grand surface de Anderlecht. Esta vez la presentación será en un local frente a Porte de Namur para más detalles ver su página aquí.

Y como muestra de la creatividad de sus publicidades me gustaría mostrarles esta, sobre "¿Como sería una vida sin textiles?", absolutamente increíble. Clickeen en el nombre porque subir el video me ha sido imposible...